Santuario arqueológico de Pachacamac

Lo bueno de vivir a las afueras de Lima, además de compartir con Samy y Tatiana en su casa, es que estoy a 10 minutos del Santuario Arqueológico de Pachacamac, el sitio arqueológico más grande e importante de Lima. Ocupa una superficie algo mayor a 400 hectáreas. Siendo el principal santuario de la costa central por más de 1000 años. Sus templos eran visitados por multitudes de peregrinos en ocasión de los grandes rituales andinos, pues Pachacamac era un acertado oráculo capaz de predecir el futuro y controlar los movimientos de la tierra.

El amigo Mauro, mi acompañante recorriendo Pachacamac (2014).

El amigo Mauro, mi acompañante recorriendo Pachacamac (2014).

La palabra Pachacamac significa “alma de la tierra, el que anima el mundo”. Los antiguos peruanos creían que un solo movimiento de su cabeza  ocasionaría terremotos. No se le podía mirar directamente a los ojos, e incluso sus sacerdotes ingresaban al recinto de espaldas. El culto a Pachacamac era el centro de toda religión costeña. A partir de los datos arqueológicos proporcionados por las investigaciones, sabemos que la ocupación del Santuario Arqueológico de Pachacamac se inició en el Formativo Tardío, pues en las pampas ubicadas frente a la zona monumental se encuentra un cementerio correspondiente a pobladores que probablemente vivían dedicados a la pesca, la agricultura y a la explotación de las lomas. Su cerámica, denominada estilo El Panel, incluye botellas escultóricas en forma de aves y felinos. Estos antiguos pobladores destacaron también en la confección de artefactos de cobre.

Las ruinas y al fondo Pachacamac pueblo (2014).

Las ruinas y al fondo Pachacamac pueblo (2014).

En el periodo de los Desarrollos Regionales (200-600 d.C.) se desarrolló la cultura Lima que se distribuye en la costa central en los valles contiguos de Chancay, Chillón, Rímac y Lurín. La construcción del santuario se inició en este periodo, siendo Pachacamac el centro más importante del valle de Lurín. En ese entonces se construyeron tanto el Templo Viejo, una imponente mole hecha con adobitos formando paneles con técnica de “librero”, como el Conjunto de Adobes Lima “Adobitos”. Desde el 600 al 1100 d.C. se concentran evidencias del imperio Wari en Pachacamac. El apogeo del oráculo de Pachacamac ocurrió precisamente durante el periodo Horizonte Medio – Wari, al transformarse en un centro religioso que atraía gran cantidad de peregrinos  alcanzando  un primer esplendor panandino. De esta época data un extenso cementerio, excavado por Max Uhle en 1896, que se encuentra al pie y por debajo del Templo de Pachacamac, así como una serie de ofrendas de cerámica halladas en la zona. Hacia 1100 d.C., los Ychsma establecieron su centro de poder en Pachacamac, con una serie de asentamientos habitacionales y administrativos que incluyen pirámides con rampa, entre otros, sobresaliendo Tijerales, Quebrada Golondrina, Pacae Redondo y Panquilma, en el valle de Lurín. En 1470 los Incas habían establecido en Pachacamac una importante capital provincial donde destacaban edificaciones como el Templo del Sol y el Acllawasi, entre otros. A la importancia religiosa de Pachacamac se sumó su funcionamiento como uno de los principales centros administrativos de la costa durante este periodo. A  la llegada de los españoles, en 1533, Pachacamac era el santuario más importante de la costa, tal como lo aseguran los relatos de los cronistas. El abandono del santuario de Pachacamac data de la época de la Colonia.

Vistas a la costa desde el Santuario Arqueológico de Pachacamac (2014).

Vistas a la costa desde el Santuario Arqueológico de Pachacamac (2014).

En el recinto podemos distinguir 3 sectores delimitador por murallas. El sector ceremonial, que comprende los recintos que se encuentran dentro de la primera muralla. Estos son el Templo del Sol, el Templo Pintado, el Templo Viejo y el área denominada “el cuadrángulo”. La zona administrativa, ubicada fuera de la primera muralla y dentro de la segunda muralla, constituida principalmente por 17 pirámides con rampa y otras estructuras de carácter administrativo, entre las que figuran depósitos, plazas, almacenes etc. En esta zona se encuentran también la Plaza de los Peregrinos, el palacio de Tauri Chumpi y el Acllawasi. La zona que encierra la tercera muralla, con arquitectura más sencilla, corresponde probablemente al área de uso doméstico y al parecer fue utilizada por los peregrinos que llegaban a la zona.

Pirámide con rampa de la cultura Ychsma, Pachacamac (2014).

Pirámide con rampa de la cultura Ychsma, Pachacamac (2014).

 Las ´pirámides con rampa funcionaban como centros administrativos o posibles palacios, de los cuales se han identificado 17 en el santuario. Eran edificios elevados, formados por varias plataformas superpuestas, al que se accedía por la rampa central ubicada frente a un gran patio.

Reproducción de las pinturas que decoraban el Templo Pintado en Pachacamac (2014).

Reproducción de las pinturas que decoraban el Templo Pintado en Pachacamac (2014).

 El Templo Pintado es una proyección del Templo Viejo que presentaba originalmente un escalonado pintado de color rojo. Durante el periodo Estados y Señoríos Regionales, la edificación fue ampliada y modificada siendo ricamente embellecida con pintura mural en sus escalonamientos de su fachada principal ubicada al Noreste. Las pinturas, de acuerdo a los recientes estudios del Museo, variaron en el tiempo y pudo identificarse la última etapa donde  se diseñan una serie de peces, aves y plantas en colores alternos de rojo y amarillo con delineado en negro. Desde su excavación en los años treinta, el clima deterioró fuertemente las pinturas murales del templo, produciendo la pérdida de los diseños originales casi en su totalidad. Desde el año 2009, el Museo de sitio de Pachacamac inició las labores de conservación de emergencia del Templo Pintado, que incluyó el registro sistemático de las pinturas, la conservación de las pinturas y la aplicación de modernas técnicas de conservación.

IMG_0584

El Ministerio de Cultura, a través del Museo de Sitio de Pachacamac, y la Universidad del Pacífico, han unido esfuerzos para poner en valor la laguna Urpiwachaq e integrarla al actual circuito de visitas del santuario arqueológico. La laguna se halla al lado del santuario y en los últimos años se ha desecado, reducido y contaminado como consecuencia del sostenido crecimiento urbano en el valle bajo del río Lurín. Es por ello que surge la iniciativa de su inmediata recuperación.

Muy recomendable la visita a Pachacamac, eso si no olviden llevar sombrero y agua (3 soles una botellita pequeña, comparándolo con la entrada que vale 10 soles, es una pasada. Desde el centro de Lima te llevan las combis que van a Lurín.

Anuncios

Acerca de Paola Arenas

Ahorita viajando por Sudamérica, con destino México, mientras aprendo sobre plantas medicinales, trabajo la tierra, hago preparados y me conozco a mi misma.
Esta entrada fue publicada en Destinos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s